Satoshi en Venezuela

Pagué el nacimiento de mi hijo usando Bitcoin

El 30 de septiembre, mi primer hijo, Adrián, nació en Caracas, Venezuela.Gracias a mi esfuerzo y mis ahorros en bitcoin (BTC) pude pagar, en un día, todos los costos médicos del nacimiento de mi niño. En medio de la crisis económica que azota mi país, Adrián nació en una clínica privada decente en la capital de Venezuela.

Vivir en Venezuela me ha llevado a encontrar formas de protegerme de la devaluación. Una opción es bitcoin, sobre la cual ya he hablado previamente. Durante los últimos dos años he recibido mi salario completamente en BTC. Estoy muy conciente de la volatilidad, pero es mucho más seguro que el hiper-inflacionario bolivar (VES). Para darles una idea, en enero de 2019 un café con leche tenía un precio de 450 VES. Para septiembre, el mismo café costaba 14.000 VES, de acuerdo con el índex de Bloomberg.

Desde el momento en el que supe que iba a ser papa, empecé a pensar sobre lo mucho que iba a costarme pagar por un trato decente para mi esposa y el bebe. Hace unos años una clínica privada costaba entre 500 y 700 dólares. En la clínica que terminamos utilizando, no hubiésemos podido tener al niño por menos de 1.500, y una cesárea costó 2.500 dólares.

Vale la pena señalar que esta clínica privada se encuentra entre las menos costosas.

He oído de clínicas en Caracas que cobran hasta 6.000 dólares por una cesárea. El salario mínimo en Venezuela es actualmente 450.000 VES, alrededor de 6 dólares.

Quizás te estás preguntando: ¿por qué estoy hablando de dólares estadounidenses si vivo en Venezuela? Porque aquí, la mayoría de los negocios colocan los precios de bienes y servicios en dólares, para poder protegerse a sí mismos de la hiperinflación. Luego, puedes pagar en bolívares usando la tasa de cambio VES/USD del día, o directamente dólares, si los tienes. Pude haber puesto mis ahorros en dólares en vez de BTC, pero en los últimos años, bitcoin ha ofrecido un rendimiento significativo.

Imagina, por ejemplo, que hubiese tenido solo VES. Es posible que, debido a la hiperinflación, los costos médicos de hoy en bolívares excedieran mis ahorros.

Así que… Si no hubiese tenido Bitcoin, ¿qué hubiese pasado con mi esposa e hijo? La mejor opción hubiese sido una maternidad, un hospital público que se dedica a cuidad a madres y bebés. Estos lugares están saturados de pacientes, con poco personal de atención y con poco presupuesto para suministros.

He escuchado historias sobre las condiciones en estas maternidades públicas. Los empleados de esos hospitales públicos ganan sueldos bajos, por lo que mantienen poco personal capacitado. Esto puede llevar a un pobre cuidado, e incluso al maltrato de las mujeres en labor de parto. Incluso he escuchado historias sobre mujeres que son dejadas solas con los bebés tras horas de labor, o de mujeres que dejan caer a sus bebés de la cama por el cansancio.

No había forma de que dejara que mi esposa fuese tratada de esa manera.

Por supuesto, vender bitcoin para hacer grandes pagos tiene sus riesgos. Sé esto porque la semana que mi hijo nació, el precio de Bitcoin cayó de 10.000 dólares a 8.200. Es demasiado frustrante ver este tipo de movimientos comerse mis ahorros.

Esa semana no fue sencilla para mí. Vi el precio caer y no sabía si debía cambiar a una stablecoin para protegerme de una nueva caída, o simplemente no hacer nada y esperar que el precio de Bitcoin pudiese rebotar antes del 30 de septiembre, cuando debía pagar por el nacimiento de mi hijo.

Elegí esperar. Desafortunadamente, el precio de Bitcoin no regresó a los 10.000 dólares esa semana. Tomé la pérdida y pagué la factura de la clínica con una tasa de intercambio de 8.200 dólares por BTC.

Negocié mis BTC por bolívares en LocalBitcoins.com, un website popular, que permite que compradores y vendedores se encuentre. La noche antes de que mi hijo naciera transferí los satoshis a LocalBitcoisn, el cuál tiene un servicio de custodia,esperando que mi transferencia se confirmaría para el momento en el que llegara a la clínica. Elegí hacer el intercambio con la persona que ofrecía el mejor precio, usando el mismo banco que yo, y contara con buena reputación en la plataforma.Esta persona tenía un IP de Singapur, pero un número de teléfono registrado en Venezuela. Solo una de esas cosas raras que vez en LocalBitcoins.

Al menos para mí, es más sencillo utilizar bitcoins que dólares. En LocalBitcoins solo elijo la mejor oferta, hago el intercambio y espero por la confirmación de que la transferencia realmente se realizó. Puedo recibir bitcoin sin dejar mi oficina.

Obtener dólares es una historia diferente. Tendría que anunciárselo a mi círculo de amigos y familia en WhatsApp o Instagram, diciendo que quiero comprar. Si consiguiera a alguien dispuesto a vender, tendríamos que negociar la tasa de cambio, y acordar una locación donde intercambiar el efectivo, mientras yo transfería los bolívares.

En el caso del nacimiento de mi hijo, el intercambio de BTC a bolívares ocurrió la mañana en la que mi esposa empezó las labores. Fue un movimiento muy riesgoso de mi parte. Estaba conciente de los obstáculos que podrían impedirme pagar la clínica a tiempo, y estuve muy nerviosos durante todo el proceso.

Tuve miedo de que la persona con la que empecé el trade no me respondiera o pero, que mi banco bloqueara la transferencia por ser una cantidad sospechosamente grande de dinero. Mi contraparte envió seis transferencias de diferentes cuentas de cuatro cuentas del mismo banco, probablemente para evadir el bloqueo de alguna de las transferencias.

Luego de haber recibido mis bolívares, procedí a pagar la clínica. Lo hice en dos transferencias, sin problemas. Luego de completar la segunda transferencia, la calma y el regocijo que sentí fue completamente sobrepasado por el primer momento que vi a mi hijo.Todas las dificultades de pagar la clínica se desvanecieron al instante.

Aún así, estaba orgulloso por haber pagado los costos de su nacimiento a mi manera, usando bitcoin.

Debo admitir que no fue sencillo dejar ir la mayor parte de mis ahorros en bitcoin. No quería hacerlo, pero era más importante proveer un nacimiento seguro a mi hijo, y un trato decente para su madre.

He escrito que Bitcoin no va a salvar a Venezuela, y sigo creyendo eso. Pero, contar esta historia me ha hecho darme cuenta cuán importante es Bitcoin en mi propia vida. Me ha permitido pelear contra la hiperinflación de Venezuela, amasar algunos ahorros, y pagar grandes cantidades de dinero en cuestión de horas, sin haberme movido realmente a ningún lugar. Imagina cuánto hubiese tomado vender la misma cantidad de oro, por ejemplo.

A menudo veo personas en redes sociales diciendo que Bitcoin no tiene casos de uso reales, más allá de la especulación. En países sin problemas económicos serios, quizás es verdad. Pero en países como Venezuela, donde la economía es disfuncional, se demuestra el gran potencial de Bitcoin. La historia del nacimiento de mi hijo es una ilustración de eso.

Este artículo fue originalmente publicado en LongHash. Puedes leer la publicación original del texto de José Rafael Peña (en inglés) haciendo click aquí.

Traducción: @satoshienvzla

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *