Satoshi en Venezuela

Bitcoin y el Halving: lo que debes saber sobre la reducción de la recompensa de minado

Quizá has leído la palabra halving con más frecuencia últimamente, especialmente asociada a Bitcoin, criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto en 2008. Se trata de la reducción programada de la recompensa de bloque de la cadena bloques de Bitcoin o, lo que es lo mismo, una regla del protocolo que establece que la cantidad de bitcoins que entra diariamente en circulación se reducirá en 50%. ¿Qué es? ¿Cada cuánto sucede? ¿Por qué? En este artículo responderemos estas y otras dudas.

Antes de empezar debemos considerar que este será el tercer halving que vivirá Bitcoin. La recompensa ha sido reducida en dos ocasiones ya: primero de 50 BTC a 25 BTC en 2012 y luego de 25 BTC a 12.5 BTC en 2016. El hecho sucede aproximadamente cada 4 años, aunque este tiempo depende del poder de minado acumulado en la red, así como de los ajuste de dificultad.

¿Qué es el halving?

Como dijimos, el halving (algunos también le llaman “halvening”, aunque el origen de esta palabra está en Dogecoin) es la reducción a la mitad de la cantidad de bitcoin que reciben los mineros por añadir nuevos bloques a la cadena de bloques. Actualmente esta cifra se ubica en 12.5 BTC, que son recibidos por el minero que encuentra el nuevo bloque utilizando fuerza bruta de cálculo utilizando equipos especializados para esta actividad. La reducción de esta cantidad de recompensa también significa un corte a la mitad de la emisión de nuevos bitcoins.

Así, el halving es un mecanismo automatizado en el protocolo que permite que el límite de emisión de bitcoins se mantenga en máximo 21 millones, disminuyendo cada 210.000 bloques el número de bitcoins que ingresan a la red, ayudando a que el activo mantenga su escasez. Este suceso reduce la inflación de Bitcoin.

La ejecución de esta regla del protocolo influye directamente en la actividad minera. Los mineros, principales responsables de la adición de nuevos bloques a la blockchain y del aseguramiento de su información, recibirán 6.25 BTC por cada nuevo bloque descubierto y añadido con éxito tras el halving de este año, que se espera para mayo. Para justificar la operación de los equipos de algunos mineros pequeños, el precio de la criptomoneda debería tener un alza.

En caso contrario, es posible que algunos de estos pequeños mineros dejen de operar.

¿Por qué ocurre el halving?

La idea del halving es poder mantener la política monetaria de bitcoin funcionando de manera que la emisión respete el límite de 21 millones de BTC, sin que haya una sobredemanda en el mercado. Si la recompensa de minado se hubiese mantenido constante desde la creación de Bitcoin, probablemente ya se habría alcanzado el límite de emisión, y dado que la red aún no tiene la envergadura suficiente, la teoría de juegos de Bitcoin podría haber fallado. Los incentivos del mercado de comisiones no serían suficientes con los precios actuales del mercado.

En este caso, y dado que se supone que una vez se alcancen los 21 millones de bitcoins son las comisiones por las transacciones las que mantendrán a los mineros participando de manera honesta en la red, el precio de bitcoin debería ser significativamente más alto de lo que es ahora para que los mineros operen en la red como lo hacen hoy. Sino, los incentivos serían muy bajos.

Esta idea de las recompensas, junto con el recorte programado de la emisión de nuevos bitcoins ha favorecido el fortalecimiento de su red. En un principio, y dado que la red era muy pequeña y vulnerable, las recompensas de bloque eran muy altas (50 BTC) y se podía minar la criptomoneda usando CPUs comunes y corrientes. A medida que la red ha crecido y ganado robustez, atrayendo más inversión, el decrecimiento sistemático de su emisión ha ayudado a que el precio tenga alzas, acentuando la disminución de la oferta, incentivando mayor demanda derivada del FOMO o sosteniendo la misma, pero pagando precios más altos.

Política monetaria y escasez

La política monetaria y la escasez de Bitcoin son dos de sus elementos distintivos a nivel económico. Además de ser la primera criptomoneda de la historia, el diseño de su protocolo le ha convertido en un elemento económico único.

Hasta su invención no existía en el entorno digital la escasez. Incluso aquellos elementos de emisión limitada, al depender de terceros de confianza que manejan las reglas que hacen esos bienes supuestamente únicos, pueden ser falsificados.

No obstante, el alto costo para la falsificación de bitcoins (debido a que sería necesario acumular al menos 30% del poder de minado de la red), y la relativa incorruptibilidad que ha alcanzado el registro de la blockchain debido a estos costos (y al hecho de que es más rentable mantenerse honesto que atacar la red), convierte a bitcoin en un bien digital verdaderamente escaso y cuya emisión limitada se asegura cada vez más (mayor inversión minera) haciendo más compleja la convivencia de los actores que mantienen su consenso (y garantizan su descentralización).

Sin el halving, un suceso programado y públicamente conocido, la economía de Bitcoin no tendría sentido. Algunos especialistas como Dan Held incluso han señalado que este elemento es uno de los grandes secretos del éxito económico de Bitcoin como activo: el hecho de que la escasez de BTC se hace cada vez más evidente y la correlación que los mercados suelen tender entre esta característica y el alza en los precios.

Priced in or not priced in?

Uno de los debates que ha acompañado la ejecución de esta regla del protocolo cada 210.000 bloques es si sus efectos forman parte del precio (priced in) o no, es decir, si como consecuencia del recorte de la emisión, programado y públicamente conocido, el precio se verá afectado positivamente o si no tendrá efecto alguno.

Cuando decimos que este es un debate antiguo, realmente lo es. Basta dar un paseo por Bitcointalk para corroborar que la teoría de la eficiencia del mercado y la posibilidad del alza especulativa siempre han estado en combate.

¿Es el mercado de bitcoin realmente eficiente? ¿Se mantendrá la demanda de bitcoins en el mismo nivel tras la reducción? ¿El precio mantendrá el comportamiento que ha tenido en anteriores halvings?

Veamos qué se ha dicho hasta ahora.

Mercados eficientes vs. Stock-to-flow (S2F)

En los mercados la información es fundamental. Incluso en entornos de alta volatilidad, la especulación solo ocurre debido a la presunción de los agentes de inversión sobre X o Y movimiento de precio, justificado bien por rumores, informes internos, nuevas alianzas, noticias, etc. Sin embargo, el protocolo de Bitcoin es completamente transparente con respecto a este choque en la oferta. No hay secretos: aproximadamente cada 4 años, la emisión se reduce a la mitad.

Con este punto de partida, desde 2011 hasta la fecha, la discusión en torno al halving ha sido respondida por algunos con la teoría de la eficiencia del mercado (EMH). Se trata de una teoría de mercados que supone que los precios de las acciones (o los activos) reflejan toda la información disponible sobre el mismo.

Dada la importancia de la mayor y mejor información sobre determinado mercado, la hipótesis supone que los agentes que participan en él conocen toda la información disponible. Un trader en un mercado eficiente probablemente no compraría acciones o activos que no tengan buenos fundamentales o los de los que tenga información importante sobre la imposibilidad de su apreciación por falta de liquidez, o de sociedades, etc.

En el caso de Bitcoin, el efecto del halving sería nulo, pues se trata información pública, notoria, conocida desde hace más de 11 años. En síntesis: el halving de 2020 ya forma parte del precio. Podemos considerar que esta es la explicación bearish o bajista.

Sin embargo, existen otras posturas, principalmente relacionadas con el efecto contrario. Desde el año pasado, un usuario de Twitter identificado como PlanB está desarrollando un modelo de análisis diferente. Para él, la hipótesis se basa en la escasez de bitcoin (como ya vimos, condicionada por el halving) y su relación entre oferta disponible y el su precio efectivo en los mercados o, stock to flow (S2F).

“La existencia (oferta disponible) es el tamaño de las existencias o reservas existentes. El flujo es la producción anual. En lugar de SF, las personas también usan la tasa de crecimiento de la oferta (flujo / stock). Tenga en cuenta que SF = 1 / tasa de crecimiento de la oferta”, explicó el analista sobre el modelo en marzo de 2019.

Este ratio establece una relación en el precio de bitcoin y el dinero que ingresa en su mercado, así como los procesos de emisión interna. Bitcoin tiene un SF de 25, mientras que el oro, 62. Sin embargo, la reducción en la oferta de BTC podría elevar su SF siempre que la demanda se mantenga constante.

Un elemento interesante de esto es que PlanB también ha estudiado la cointegration o “integración monetaria” de bitcoin para darle más sustento al modelo. En este caso, el hashrate de los mineros, la dificultad de la minería, a pesar de ser elementos no directamente monetarios, influyen en el sostenimiento del crecimiento del precio de Bitcoin. En este caso, el recorte de la emisión empujará el precio al alza. Esta es la posición bullish o alcista.

Un resumen de ambas posturas lo podemos encontrar de boca de Hal Finney, cypherpunk y uno de los primeros en correr el software de Bitcoin, quien lo explicó así en 2011 en un foro de BitcoinTalk: “cada día que pasa y Bitcoin no se ha derrumbado debido a problemas legales o técnicos, eso trae nueva información al mercado. Aumenta la posibilidad de éxito eventual de Bitcoin y justifica un precio más alto”.

La información forma parte del mercado, pero el propio hecho de que Bitcoin funcione y mantenga la ejecución programada de todas sus reglas hace que su valor aumente. Si a esto añadimos el hecho de que será 50% más escaso, quizás la “justificación” del precio más alto de Finney cobre más sentido.

Conclusión

Entretanto, las búsquedas en Google de “bitcoin halving” aumentan. Cabe destacar que durante el último halving, en 2016, estas búsquedas llegaron a su récord histórico, y a pesar de que el precio no se elevó inmediatamente, se hizo sentir.

El efecto que el halving tendrá no puede predecirse, pues los actores del mercado son independientes e incluso es posible que entren nuevos inversionistas empujados por el FOMO.

Si nos guiamos por el comportamiento previo de BTC (como suelen hacer los analistas técnicos), el precio tiende a subir, aunque no inmediatamente. Las reglas del protocolo son públicamente conocidas, pero sus efectos en los agentes del mercado no pueden medirse a ciencia cierta.

Además, dado que año a año Bitcoin ha ganado más visibilidad desde 2008, un “shock en la oferta” como este podría despertar el interés de nuevos inversionistas. Después de todo, a pesar de su envergadura y dominancia en el mercado de las criptomonedas, la capitalización de mercado de Bitcoin aún es pequeña y el número de usuarios es reducido.

Algo que también deberíamos tomar en consideración es que Bitcoin no está separado de la realidad global. Como hemos visto durante el conflicto comercial entre Estados Unidos y China en 2019 y con las hostilidades entre Estados Unidos e Irán en 2020, cuando los conflictos internacionales arrecian, el precio de Bitcoin sube, lo que sugiere que algunos inversionistas lo consideran como un activo seguro.

Este artículo fue originalmente publicado en CoinTelegraph en Español. Puedes leer la publicación original haciendo click aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *