Satoshi en Venezuela

28 días sin laptop: Cómo reuní para una nueva en dos días

El día del trabajador mi laptop no prendió más. Una pantalla negra como respuesta a cada intento; en el mejor de los casos, una opaca virtualidad mostraba errores y opciones de inicio del sistema. Solo de noche podía verla con muy poca nitidez, apagando la luz de la sala. En medio de la cuarentena, y ya por la antigüedad de mi equipo, no era rentable repararla.

Fue el momento de ver partir a mi Lenovo SL400.

El trabajo en casa no es una situación nueva para muchos que hemos hecho del freelancing nuestra principal fuente de ingresos. En mi país muchas personas encuentran utilidad a las criptomonedas y han aprendido a manejar las diversas herramientas en esta área. En mi caso no es diferente ahora que vivo en Ecuador. Producir música y hacer beats es otra de mis inspiraciones creativas, en la que también dependo de una laptop.

Cuando mi pana Javier me ofreció hacer una campaña de crowdfunding para comprar un nuevo dispositivo, acepté su idea. Al día siguiente hicimos una convocatoria bajo el hashtag #UnaLaptopParaLuis con el objetivo de recaudar 500 USD. Para ello puse también mis servicios y habilidades a disposición de quienes desearan colaborar. Además emití un incentivo para recompensar con 5000 satoshis vía Lightning Network a quienes ayudasen a difundir mi campaña en Twitter.

Durante las semanas siguientes incrementé el uso de mi teléfono móvil, colaborando para CriptoNoticias y atendiendo mis otros proyectos. Fue un periodo de uso intensivo de mi celular, de depender para todo de un equipo que limita la productividad y que varias veces al día se descargaba.

Fue hasta el pasado 25 de mayo que decidimos impulsar un poco más la campaña, directamente a través de Satoshi en Venezuela, contactando incluso directamente a otros aliados de la comunidad, logrando así que el 26 de mayo se cumplieran los objetivos en menos de 4 horas. La meta era la misma. Ese día llegamos a la meta gracias a una transacción de 0.04526 BTC, un monto de 400 USD para el momento en que se realizó. Agradezco enormemente a quien se haya tomado la molestia para completar el faltante.

En total se recaudaron 0.05970519 BTC, cómo pueden ver en la siguiente dirección:

bc1q89njhu6jankjfq9fgn9v2algcd6y9chkfmpzku (NO ENVÍES FONDOS, LAS LLAVES SERÁN DESTRUIDAS)

Una vez vendidos a través de LocalBitcoins, uniendo estos fondos con algo más de mi bolsillo, compré una laptop Lenovo por 595 USD a través de un anuncio local en Facebook Marketplace. La computadora tiene un procesador Intel Core i3-7020U, con 4 GB de RAM (expandible); 1 TB de memoria HDD, pantalla de 14”, color negro. Vino con una garantía de un año, un cobertor de tela y unas bocinas.

Desde las primeras transacciones de la historia de Bitcoin, el objetivo ha sido el de compartir, intercambiar, transmitir valor entre usuarios autónomos y libres, de forma expedita, segura y sin censura. Hoy me siento bendecido por contar con amigos invisibles, aquellos que prestaron su apoyo desinteresadamente por un miembro de su comunidad.

Pienso en todo aquel que ayuda a sus amigos y familiares a abrir una cartera, a debatir de economía y tecnología con amigos entre copas, en comprar pizza por 10.000 BTC, en hacer transacciones con mensajes que dejen en evidencia a falsos Satoshi; en los curadores de memes y contenido en las redes sociales; a quienes se avocan a enseñar a los habitantes de una región a hacer compras con Bitcoin, reseñar productos, hacer guías, tutoriales, investigación, noticias, podcasts, incluso tener un programa caritativo o fundación benéfica.

Todos podemos ayudar.

*Las llaves de la cartera utilizada en la campaña serán destruidas antes de que este escrito se publique, así que no envíen fondos, pues estarán bloqueados para siempre.

Seguiremos informando.

Texto: Luis David Esparragoza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *