Satoshi en Venezuela

Barquisimeto: ¿cómo llevamos bitcoin a toda Venezuela?

Bitcoin puede funcionar en todos los contextos en donde gobiernos y bancos controlan la emisión de dinero. Sin embargo, no es tan sencillo mostrarlo, y mucho menos convocar a desconocidos a que participen en eventos en donde se explica y se habla sobre esta criptomoneda y su tecnología. Es 2019, y aún existe escepticismo.

Personalmente, a veces siento que me ven como un loco, que cuando mis amigos me dicen que estoy “futuria’o” tienen razón.

https://img.vixdata.io/pd/jpg-large/es/sites/default/files/n/no-mas-internet-por-hoy-la-extrana-teoria-conspirativa-en-torno-a-la-pelicula-captain-marvel-1.jpg
A veces me siento como el pana de este meme.

En Barquisimeto constaté este temor. A pesar de que trabajamos en la convocatoria, la realidad es que fue nuestro evento de asistencia más corta en lo que va de esta ruta. Es en parte nuestro error, por no atender bien las necesidades de los guaros y también parte de lo difícil que es esta especie de “Volver al Futuro” que estamos tratando de hacer: viajamos a las ciudades del interior del país, para hablar de una tecnología que incluso en la capital, aún es esquiva.

Cuando mis amigos me dicen que estoy “futuria’o” se refieren a que vivo en otro tiempo. Como si el simple hecho de utilizar Bitcoin fuese un elemento anacrónico, que no pertenece a este presente doloroso, lleno de dudas, con la hiperinflación rampante. Como si Bitcoin no fuese algo que está pasando justo ante nuestros ojos.

Éramos 20 personas en el encuentro. Aníbal Garrido, habló de los cypherpunks y de monederos para manejar tus bitcoins; Armando Alvarado que habló sobre los problemas del dinero; y yo que sencillamente presenté el proyecto: esto es lo que hacemos, esto es lo que buscamos y si les interesa, pueden unirse a nosotros.

https://twitter.com/satoshienvzla/status/1193909106760916992?s=20

A todos pareció gustarle la idea, pero generar una comunidad en torno a ideales no es tan sencillo. Eso sí, concretamos buenas alianzas in situ, que, a fin de cuentas, es lo que realmente importa en esta fase.

Creo que, así como Satoshi Nakamoto necesitó que otros se unieran a la primerísima etapa de Bitcoin, para extender la red, asimismo lo necesitamos nosotros; para que, la próxima vez que Satoshi en Venezuela organice una actividad en Barquisimeto, se haga según las necesidades y el contexto de la ciudad: con problemas de transporte, con distancias pronunciadas y con los problemas del dinero manifestándose en las calles.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *