Satoshi en Venezuela

#AntorchaDeSatoshi: bitcoin como un homenaje, una donación, un experimento social

Una de las cosas únicas de Bitcoin (BTC) es el ethos que compartimos muchos de sus usuarios. Los bitcoiners tenemos unos códigos claros, en donde la libertad es una piedra angular y la camaradería también va diciendo lo suyo. A pesar de que este es un dinero eminentemente digital, como hecho social, Bitcoin bebe de todo lo que es el humano, especialmente de la confianza. Esto lo resumimos un poco en la #AntorchaDeSatoshi, un éxitoso experimento colectivo sobre la Lightning Network (LN).

De hodlonaut a Venezuela

La LN es una red de nodos y canales de pago creada sobre Bitcoin para ayudar a escalar su blockchain. Además, facilita las microtransacciones y eleva la velocidad de las mismas. Aprovechando todo esto, en 2019, el gato espacial bitcoiner, @hodlonaut, creó la primera «cadena de confianza» utilizando esta aún naciente tecnología.

Y así, sin que él mismo lo supiera, el felino astronauta había creado un interesantísimo experimento social, sobre una capa de Bitcoin aún sin demasiado uso para el momento. Tal fue su éxito que algunos como Elizabeth Stark o Jack Dorsey participaron. Y en 2020 se repitió la experiencia, ahora con una red mucho más estable y amable con el usuario.

Que quede claro que aún está en beta, que no ha alcanzado todo su potencial y que podría fallar; pero aún así, el cambio durante el año se ha dejado sentir con fuerza. Participé en esta segunda edición, y traté de sumar a muchos amigos. Incluso alguno utilizó la LN por primera vez, no sin miedo, no sin dudas, pero con éxito (¿sí o qué, mis parcero y compadre?).

Todo este cuento, además de la charla que tuvimos con Stark, me llevó a querer replicarla. Primero, y como tuvimos meetup justo la misma semana en la que hodlonaut inició la segunda edición, pensé en hacerla solo en el espacio de ese evento. Estuvimos en nuestra Locación Secreta, con una conexión increíble y, ¿por qué no?

Originalmente había pensado llamarle «Antorcha de Caracas» y rifarla entre los asistentes. Para empezar, pedí un invoice (o factura de pago de LN) por 10.000 satoshis, y quien recibió debía solicitar a otro participante un invoice de 11.000 satoshis, es decir, para pasar la Antorcha debíamos añadir 1.000 satoshis cada uno. No todos los asistentes participaron, pero cuando finalizamos, la Antorcha había llegado a 31.000 satoshis. 21 personas conectadas. ¿Por qué no seguir? ¿Por qué no tratar de llevarla a las redes?

«Muchachos, ¿y si en vez de rifarla tratamos de pasarla por Twitter?», pregunté.

Todos asintieron, no sé si por convencimiento o porque les daba pena negarse, pero los 31.000 sats se fueron conmigo. Había empezado una nueva cadena en Caracas, aunque aún no sabía que iba a llegar lejos.

¡Gracias por esta brillante idea, hodlonaut!

Cambio de nombre, reacciones

Caracas es cool y yo la amo, pero el ethos de bitcoin es, principalmente descentralizado. Ya que nos hemos apropiado del nombre de Satoshi Nakamoto, homenajeando la idea que su práctica encierra con nuestro propio proyecto, pensé que lo más correcto era que la antorcha también llevara su nombre. Un guiño. Algo.

Primero pensé en La Antorcha de Nakamoto, pero… Como verán, no resulta tan agradable.

A partir de allí, el siguiente tuit fue demasiado sencillo, y el nombre había nacido:

Y cuando fue necesario decir para qué eran los fondos, ¿pero es que acaso hay algún proyecto mejor que Bitcoin Venezuela? Quizás sí, pero primero luz en la casa…

Y a pesar de que yo no tengo la influencia de mi querido gato astronauta, y aún cuando Satoshi en Venezuela todavía es un proyecto pequeño, en plena ebullición, tuvimos una acogida increíble.

Y nos hicieron notas en portales como CriptoNoticias, Decrypt, CriptoTendencias, CoinTelegraph en Español, entre otros:

Y nos hicieron un video explicativo increíble para que más personas pudieran sumarse y «jugar» con la LN:

Y 100 personas alrededor del mundo sostuvimos la #AntorchaDeSatoshi.

Consideraciones

No todo fue tan mágico, y creo que es importante dejar algunas consideraciones sobre los desafíos que tiene por delante Lightning Network. Como dije, los bitcoiners compartimos un ethos, y es por ello que nuestra antorcha no fue robada como su hermana mayor.

Cada uno de los portadores de la antorcha probó ser de confianza y por ello logramos la meta, pero al menos en 7 ocasiones tuvimos problemas con la expiración de los invoices; en 2 ocasiones el fallo se debió a la falta de capacidad de los canales de pago y solo en 1 caso tuvimos dificultades reales para poder pasar la antorcha. El monedero sencillamente no reconocía los invoice.

La #AntorchaDeSatoshi se impuso a todos estos detalles y, a pesar de ellos, muchos tuvieron una muy buena primera experiencia con la red gracias a este experimento social, colectivo, una donación colectiva de 100 personas, unidas a través del mundo por un gentilicio, una lengua o, sencillamente por bitcoin y un ethos común.

Libertad y camaradería son parte de nuestros tesoros.

Para hacer la donación materialmente más significativa, Satoshi en Venezuela añadirá 110.000 satoshis extra (Gracias a los recursos que nosotros mismos recibimos de Wallet of Satoshi y que no gastamos a pleno en nuestro último meetup) y además, luego de haber tenido una bifurcación momentánea y tras algunas donaciones personales, reunimos otra tercera antorcha. En total, enviaremos a Bitcoin Venezuela 330.000 satoshis.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *